Los costes de construcción se suman al suelo como los grandes problemas del ladrillo

13 febrero 2018

Autor: @David Marrero  / Idealista

El sector promotor y constructor sostiene año a año que su mayor problema emana de su materia prima: el suelo. Varios expertos afirmaron en un encuentro que la falta de actuación pública durante la crisis está lastrando los futuros desarrollos de viviendas, y que la falta de suelos finalistas está disparando el precio de los pocos que hay disponibles, a lo que se une ahora la subida de los costes de construcción. Además, destacaron que la judicialización de la construcción supondrá tarde o temprano un conflicto para acceder a un hogar.

El sector de la construcción en España se enfrenta a nuevos retos tras superar lo peor de la crisis económica, aunque mantiene un ‘lastre’ que siempre mantiene en tensión al sector, que es la producción de suelo finalista.

Durante las pasadas jornadas de EFIMAD, organizadas por Caixabank y Asprima, los promotores volvieron a incidir en su mayor problemática entorno al suelo. “Trabajamos porque el sector no se vea tan influenciado por los cambios de los ciclos económicos. Pero ya estamos empezando a ver tensiones en algunas zonas con el precio del suelo”, destacó Juan Antonio Gómez-Pintado, presidente de la Asociación de Promotores de Madrid (Asprima). “Necesitamos que se frene la inseguridad jurídica en el sector y esperamos con expectación el desarrollo de la nueva ley de seguridad jurídica que prepara Fomento para evitar la paralización de los planes urbanísticos.

Y es que la paralización de proyectos urbanísticos en los tribunales se convirtió en el pan de cada día durante la última década, un tema que merece una reflexión por parte del sector. “Solo durante la última década, más de medio centenar de planes generales han sido anulados por sentencias de Tribunales Superiores de Justicia. El 20% de los municipios de España han tenido algún plan anulado, y representan el 15% de la población”, desgranó José Román Blanco, director de promociones de Pryconsa.

“Como ciudadanos debemos pedir a los legisladores una solución. Se debe permitir una vía para la subsanación de los errores, y no siempre la anulación de pleno derecho. Esto produce una situación anómala en el sector, porque mientras cada vez hay una mayor demanda de vivienda nos encontramos con planes parados. En esta situación, dependemos de las administraciones”, concreta el directivo de la constructora. “Esto se va a convertir en problema más grave, no sólo de los propietarios y del sector, sino de todos los ciudadanos”.

El sector también aclaró que se está encontrando con tensiones en el precio del suelo en aquellas ciudades y zonas donde empieza a escasear aquellos solares finalistas, donde ya se puede empezar a construir.

“Durante la crisis, la producción de suelo estuvo totalmente paralizada. Nadie podía o quería comprar, mientras las administraciones mantuvieron parados los permisos oportunos para empezar a desarrollar suelo con vistas a los próximos años”, agregó Rafael González Cobos, presidente Grupo inmobiliario Ferrocarril.

El sector ve con preocupación los proyectos del futuro. “Ahora mismo hay suelo disponible para 8,6 años. Una bolsa de suelo importante. Pero hay zonas donde se absorbe con rapidez y puede haber problemas de escasez de suelo en menos tiempo”, analizó Pedro Soria, director comercial de Tinsa.

“En los peores años de la crisis no se ha producido suelo. Desde 2014 ya lo veíamos venir. Debe haber una reflexión para que las administraciones metan una velocidad extra para mejorar los procesos”, añadió el director de promociones de Pryconsa.

Los costes de producción se unen a las ‘tensiones’ del ladrillo
Otro de los factores que generan tensión en el sector son los costes de producción. La construcción vuelve al trabajo después de varios años de letargo producido por la crisis. Muchos de los trabajadores de la construcción se han tenido que reinventar y cambiar de sector para seguir trabajando y ahora surge la problemática de que no hay trabajadores cualificados para estar a pie de obra.

“Tenemos programas modernos de software para los arquitectos, impresoras 3D y todo el proptech disponible para el sector, pero seguimos dependiendo de la mano de obra. El proceso constructivo aún no se ha hecho industrial. Se han mejorado mucho en la maquinaria, en la calidad de los materiales y cómo se fabrican, pero seguimos trabajando como antes en el proceso final de la construcción”, comentó Carlos de la Fuente, presidente de Ferbocar Construcciones.

Y muchas edificaciones se están encontrando con falta de mano de obra que está retrasando los proyectos. Y cada retraso puede suponer un incremento de los costes de construcción, que finalmente repercute sobre el precio de la vivienda. “En costes podemos intervenir y contener las subidas, pero en el tema de suelo dependemos de la administración”, agregó director de promociones de Pryconsa.

“Los costes han subido, pero es algo normal que el empleo mejore después de la crisis”, afirmó el presidente Grupo inmobiliario Ferrocarril. “Cada vez se hace más necesario incidir en el trabajo previo de proyecto, centrándose en los costes de producción, sin carencias e indefiniciones”, concretó. “El sector descarta una nueva burbuja, pero apremia sobre el trabajo que hay que hacer sobre el suelo”.

Categoría: Noticias Prensa

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer a nuestros visitantes una forma más cómoda y eficiente a la hora de navegar por nuestra web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra web. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close